Trump en problemas

Redacción

Fabiola Méndez/ Damián Mendoza

A diferencia de 2016 cuando el mapa electoral de Estados Unidos le dio un triunfo aplastante a Donald Trump y los republicanos, las elecciones legislativas del próximo martes 6 de noviembre de 2018 serán significativas. Pondrán a prueba la popularidad del empresario y definirán si en los últimos años de su presidencia gobernará con un Congreso a favor u opositor.

Hasta hace unos meses se podría pensar que iba a salir bien librado de las también llamadas elecciones de medio término, sin embargo, “hemos visto que ha tenido muchos problemas con la comunidad internacional. No sé hasta donde estos problemas puedan provocar o invocar el nacionalismo estadounidense. La apuesta de Trump es recuperar o mantener por lo menos el voto duro de quienes lo llevaron a la presidencia, basándose en que prometió muchas cosas, sólo algunas cumplió y la mayoría no ha podido. Quiere verse como alguien que tiene palabra”, señaló María Cristina Rosas, doctora en Estudios Latinoamericanos por la UNAM.

De acuerdo con la especialista, Trump ha politizado muchos temas e involucrado a figuras de Estados Unidos, países de la comunidad internacional y en los últimos días, refirió Rosas González, ha llegado al punto de mencionar que, en toda la problemática de la caravana migrante, hay terroristas y que tiene evidencias de que hay participantes del estado islámico, y por lo tanto, es una amenaza a su seguridad nacional, sin mencionar los atentados contra figuras políticas del partido demócrata.

En ese contexto, para la académica de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UNAM, lo anterior, aunado a la guerra comercial que tiene con buena parte de los países del mundo, son solo un ejemplo de que buena parte de lo que ha hecho ha sido pensando en los comicios de medio término y en los problemas del partido republicano. “Veremos si esto le sirve para afianzarse al poder, aunque es una apuesta muy arriesgada, por lo pronto va a perder la cámara baja, pero vamos a ver cómo le va en el Senado. Según encuestas, los demócratas tienen una intención de voto de 49.4 por ciento frente a los republicanos, que tienen 42 por ciento”.

En ese sentido, la población está percibiendo que Trump no realiza su trabajo adecuadamente y emitirá su veredicto: “para afianzarse al poder y lograr un segundo periodo Trump debe trabajar en consolidar la situación económica, si eso no lo cuida, el estadounidense promedio no lo va a votar y parece ser que ellos no están muy conformes”.

Los demócratas han ganado terreno en suburbios blancos con buen nivel educativo. El mapa electoral del país más poderoso del mundo es muy diferente al del 2016, cuando el triunfo de Trump y los republicanos fue aplastante. Hoy hay distritos netamente demócratas, otros que se inclinan por los demócratas, otros que podrían ir de una bando a otro, y viceversa, esto sólo indica que “Trump tiene problemas”, finalizó la especialista.

*Fuente: UNAM Global http://www.unamglobal.unam.mx/?p=51966*

**Foto: Especial Internet**