Transporte público en la CDMX, gran peligro para las mujeres

Manoseos, palabras obscenas, entendidas como insinuaciones sobre el cuerpo o la apariencia, acoso, agresiones, intimidación, amenazas con fines sexuales, también exhibición de genitales miradas lascivas, permanentes e incómodas, expresiones corporales y/o verbales ofensivas hacia mujeres y niñas, incluso persecución y toma de fotos o videos sin consentimiento, es lo que constantemente padecen las mujeres al transportarse en la Ciudad de México.

metro_cdmx_acoso.jpg

Las detestables conductas de muchos patanes se han convertido desde hace tiempo en un grave peligro para la seguridad de las usuarias en Metro, Metrobús, taxis, microbuses y camiones. A pesar que desde 2008 el Gobierno de la Ciudad de México implementó el programa “Viajemos Seguras”, cuyo fin es prevenir, atender y sancionar la violencia sexual cometida contra las mujeres usuarias del transporte público, las agresiones no han cesado.

Para intentar erradicar ese lesivo comportamiento, un grupo de senadores solicitó al Gobierno de la Ciudad de México implementar una estrategia integral para prevenir y erradicar la violencia en contra de las mujeres en el sistema de transporte público de la ciudad capital.

Ante los recurrentes ataques, se estima que un 40 por ciento de mujeres ha optado por modificar sustancialmente su forma de vestir para evitar algún tipo de violencia en el Metro, o incluso que cerca del cinco por ciento haya abandonado sus estudios o el trabajo.

El problema es de tal magnitud, que según datos de la encuesta en 14 capitales del mundo y Nueva York, realizada por Thomson Reuters Foundation, 2014, el transporte público de la Ciudad de México se encuentra entre los tres más peligrosos para las mujeres a nivel mundial.

Y el peligro se exacerba si consideramos que 60.6 por ciento de los viajes se realizan a través del sistema de transporte público concesionado –microbús, combis, autobús, taxi– y ocho por ciento en sistemas integrados de transporte público como el Metro, Metrobús, Tren ligero y Trolebús, según el Reporte Nacional de Movilidad Urbana 2014 -2015, ONU-Hábitat.