Somos polvo de estrellas, asegura científico.

Todos los átomos que están en nuestro cuerpo se formaron en el interior de una estrella, explica Manuel Peimbert, investigador emérito del Instituto de Astronomía de la UNAM.

La mitad de nuestro carbono viene de estrellas de poca masa, y la otra mitad de luceros con mayor masa, e incluso el calcio proviene de explosiones de supernova, añade.

En fin, cualquier elemento de nuestro cuerpo ya estuvo en el interior de algún astro, y en esa medida somos polvo de estrellas, asegura.

“Los poetas también dicen que somos polvos de estrellas, por otras razones probablemente, y también es válido que a los poetas se les ocurran cosas tan elegantes, agregó el científico.

*Fuente: Gaceta UNAM Global / DGCS UNAM*