Snapchat y Skype, entre otros, no protegen la intimidad de los usuarios, alerta AI

Empresas tecnológicas como Snapchat y Microsoft, propietaria de Skype, son algunas de las empresas que no están implementando medidas básicas de protección de la privacidad en sus servicios de mensajería instantánea, y al no hacerlo ponen en peligro los derechos humanos de los usuarios, denunció este viernes Amnistía Internacional (AI), mediante un comunicado.

“Si creen que los servicios de mensajería instantánea son privados, prepárense para llevarse una gran sorpresa. La realidad es que nuestras comunicaciones están sujetas a la amenaza permanente de los ciberdelincuentes y del espionaje de las autoridades estatales. Las personas jóvenes, que son las más prolíficas compartiendo datos personales y fotografías a través de aplicaciones como Snapchat, están especialmente expuestas”, afirmó Sherif Elsayed-Ali, director del Equipo de Tecnología y Derechos Humanos de Amnistía Internacional.

Amnistía Internacional reiteró que la encriptación de extremo a extremo -que es una manera de codificar los datos para que sólo el emisor y el receptor puedan verlos-, es un requisito básico que deben cumplir las empresas tecnológicas para garantizar que la información privada transmitida mediante sus aplicaciones de mensajería sigue siendo privada. Las empresas que puntuaron más bajo en la clasificación elaborada por el organismo internacional, no han implementado niveles aceptables de encriptación en sus aplicaciones de mensajería.

En su clasificación de las empresas tecnológicas según el nivel de privacidad de los mensajes, Amnistía Internacional se fija en cinco aspectos para puntuarlas en una escala de 1 a 100:

1.- Reconoce las amenazas en línea para la privacidad y la libertad de expresión de sus usuarios.

2.- Aplica por defecto la encriptación de extremo a extremo.

3.- Informa a los usuarios de las amenazas para sus derechos y del nivel de encriptación aplicado.

4.- Revela información sobre los requerimientos del gobierno a la empresa para que facilite datos de usuarios y la respuesta de la empresa.

5.- Publica detalles técnicos de sus sistemas de encriptación.

A manera de ejemplo, AI, se refiere en su ‘clasificación de empresas atendiendo a la protección de la privacidad de los mensajes’ a Snapchat, -empresa radicada en Estados Unidos cuyos servicios utilizan diariamente más de 100 millones de personas-, que obtuvo una mala puntuación. Aunque tiene una política, dijo Amnistía Internacional, de firme compromiso con la privacidad, en la práctica no adopta medidas suficientes para proteger la privacidad de sus usuarios. No ha implementado la encriptación de extremo a extremo, por ejemplo, ni es transparente a la hora de informar a los usuarios sobre las amenazas para sus derechos humanos o su uso de la encriptación.

*Foto: Especial*