Se quejan ante la CIDH decenas de ONG contra gobierno por salario mínimo insuficiente

Bajo el argumento de que el salario mínimo, -cuya fijación anual por debajo de la línea de pobreza, viola la Constitución y transgrede los derechos humanos, conforme a los tratados internacionales suscritos por México-, 70 ONG presentaron una queja en contra del gobierno mexicano ante la Comisión Internacional de los Derechos Humanos (CIDH).

Aunado a lo anterior, en una acción paralela y con el mismo propósito, los organismos sociales informaron que llevarán un Informe Alternativo ante el Comité de Derechos Económicos Sociales y Culturales de la Organización de las Naciones Unidas.

“Agotados los recursos judiciales internos, se pide a la CIDH atender el caso de Luz, una mujer valiente que decidió presentar un amparo ante el sistema judicial que llegó hasta la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), porque el salario mínimo fijado por la Comisión Nacional de Salarios Mínimos (CONASAMI) no cumple con lo previsto en la Constitución”, señala Acción Ciudadana Frente a la Pobreza, grupo que lidera la querella ante la CIDH.

En la sentencia que niega el amparo, precisa Acción Ciudadana, la Corte concluye que el salario remunerador reconocido por el artículo 123 constitucional es un derecho social y recomendó que “el monto que fije la Comisión Nacional de los Salarios Mínimo efectivamente cumpla su contenido constitucional”.

La petición de la sociedad civil a ambos organismos internacionales tiene como objetivo enfrentar las decisiones del estado mexicano que a través de la CONASAMI viola la Constitución, tal y como lo menciona la sentencia de la Suprema Corte y el documento publicado desde 2016 por la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH)”, señaló este martes la agrupación social en un comunicado.

La exigencia de las ONG ante la CIDH es que el salario mínimo supere el umbral del costo de la canasta básica que difunde mensualmente el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval) el cual se usa como línea de bienestar para medir la pobreza. Actualmente, con todo y el reciente aumento de diciembre del año pasado, al salario mínimo le faltan 11 pesos al día para adquirir los bienes y servicios contenidos en la canasta básica, precisó el colectivo.

Agregó que la sociedad civil plantea que, una vez que el salario mínimo cubra el costo de la canasta básica, se inicie un proceso de recuperación gradual que permita a los hogares mexicanos resarcir el poder adquisitivo de su ingreso laboral sin afectar la productividad de las empresas, la generación de empleo o el crecimiento económico.