Se profundiza crisis en Venezuela; ONU alerta por “alarmantes condiciones de vida”

La profunda crisis en que ha sumido a Venezuela el dictadorzuelo Nicolás Maduro, hace tiempo encendió los focos rojos de la comunidad internacional y diversas ONG que alertan ante la insostenible situación en el país sudamericano, otrora símbolo de paz, progreso y democracia.

El pasado viernes, por ejemplo, un grupo de expertos independientes de la ONU en Derechos Humanos ha pedido al gobierno de Venezuela que tome medidas urgentes para remediar las “alarmantes condiciones de vida” que se viven a causa de la crisis política, económica y social.

“Millones de personas están padeciendo la falta de alimentos, de medicamentos esenciales, la carestía de bienes de primera necesidad, incluyendo de higiene personal, cortes de electricidad y condiciones de vivienda inadecuadas”, señalan los relatores en un comunicado conjunto.

Y Maduro, el repudiado autócrata, a quien debía realizársele un exhaustivo examen psicológico, pues dice hablar con los pajaritos, ha establecido de facto una dictadura y ha encarcelado a sus opositores, incluso, se sospecha ordenó la muerte de algunos que se oponen a sus locuras.

“Las condiciones siguen empeorando día a día, poniendo muchas vidas en riesgo”, afirmaron los expertos de Naciones Unidas y enfatizaron que ya en 2016 más del 50 por ciento de la población venezolana vivía en la pobreza extrema, una cifra que “sin duda ha aumentado si se considera que la inflación alcanzó más del 2,400 por ciento en 2017”.

Una muestra de la pauperización a que ha llevado el miserable Nicolás Maduro a los venezolanos es que para adquirir la canasta básica a finales del año pasado, una familia necesitaba ganar 63 salarios mínimos para poder adquirirla. Esto representa para la mayoría una acción imposible.

“la población en Venezuela está sufriendo múltiples violaciones a sus derechos humanos” y muchas personas están desnutridas, acusaron los funcionarios de la ONU está afectando ya a 1.3 millones de personas y lo peor, en promedio cinco o seis niños mueren cada semana por desnutrición,” destaca Hilal Elver, Relatora Especial sobre el derecho a la alimentación.

Por si fuera poco, además de la falta de comida, el desabastecimiento crónico de medicinas y equipos médicos que se reporta en los centros de salud “está provocando muertes que se podrían prevenir”. Incluso diversos servicios médicos esenciales, como la hemodiálisis, han dejado de operar en muchas partes del país afectando la salud y colocando a alrededor de 15.000 personas que padecen enfermedades renales en riesgo de perder la vida.  

No obstante, la paranoia de Nicolás Maduro, un dictadorcillo bananero, sólo es superada ampliamente por la demagogia usada para justificar las atrocidades en contra de la sociedad venezolana. “Hemos recibido información que señala que individuos y familias enteras han sido desalojadas de sus hogares, con uso excesivo de la fuerza, dejándolas en situación de calle”. “Sus pertenencias han sido destruidas o confiscadas. El debido proceso y el imperio de la ley no han sido respetados en estos casos”, denunció Leilani Farha, Relatora Especial sobre el derecho a una vivienda adecuada.

Por último, los expertos de la ONU, señalaron que no pueden “dejar de señalar que estas violaciones de derechos” suceden en un contexto de “debilitamiento de las instituciones democráticas, de persecución de opositores políticos y de una falta de respeto de los derechos civiles y políticos en el país”.