Se expone por primera vez la “Melcocha Tóxica”: responsable de la epidemia de obesidad y diabetes en México

Autor: Libre Expresión

Ciudad de México, 12 de octubre 2016.- En una demostración, el artista plástico Iván Puig presenta parte de su proyecto “Fórmula Secreta” (Fó Se) en conjunto con la Alianza por la Salud Alimentaria en la que, por medio de la destilación de refrescos, obtiene “melcocha tóxica” y agua pura.

formula_secreta_2.jpg

El proyecto busca generar una reflexión crítica entre la población general sobre la falta de medidas de parte de las autoridades responsables para regular tanto el etiquetado de estos productos altos en azúcar, su intensa publicidad, su alta disponibilidad en espacios como escuelas, así como el uso de colorantes y saborizantes artificiales no saludables. Durante la demostración, el artista plástico mencionó: “Yo no les digo a las personas que no consuman refrescos, ellas mismas al ver el proceso de obtención de la melcocha toman conciencia de lo que contiene ese producto y lo comparten con sus conocidos, por el gran impacto que les produce”.

La melcocha tóxica está constituida esencialmente por azúcares añadidos, provenientes del azúcar de caña y del jarabe de maíz de alta fructosa y de aditivos. En promedio, un refresco contiene alrededor de 60 gramos de azúcares añadidos en una botella de 600 ml, equivalentes a 12 cucharadas cafeteras de azúcar. La población no puede identificar los aditivos que contiene en la información del envase, ya que la industria refresquera los esconde bajo el término “concentrados”.

En México, de acuerdo a la Encuesta Nacional de Salud y Nutrición, las bebidas azucaradas aportan cerca del 70% de los azúcares añadidos que consume la población en un día. Esto ha provocado que entre el 58 y 85% de la población rebase la cantidad de azúcares añadidos recomendada por la Organización Mundial de la Salud al día, y constituye una de las principales causas del sobrepeso, obesidad, diabetes y caries en el país.

Existe numerosa y fuerte evidencia que establece una relación directa entre el consumo de bebidas azucaradas y el desarrollo de obesidad, diabetes, hipertensión, enfermedades cardiovasculares, síndrome metabólico, daño renal y caries. Incluso, estos daños ocurren sin que la persona tenga que desarrollar sobrepeso u obesidad, ya que el consumo de bebidas azucaradas afecta directamente el nivel de grasas en la sangre y algunos órganos. La mayoría de los estudios señala que un consumo frecuente de tan solo una lata al día, es decir 355 ml, es suficiente para elevar el riesgo de presentar estas enfermedades.

Fiorella Espinosa, investigadora en salud alimentaria en la organización El Poder del Consumidor indicó: “Esta melcocha tóxica es una de los mayores responsable de la epidemia de obesidad y diabetes que viven niños, adolescentes y adultos en nuestro país. Se sabe que el consumo de bebidas azucaradas causa 24,000 muertes al año en México, además de contribuir de manera muy importante a las 75,000 amputaciones generadas por la diabetes mellitus tipo 2, así como a los miles de casos de ceguera por retinopatía diabética. No es el agua en los refrescos los que causa este daño, es la melcocha tóxica”.

El color de la melcocha también nos recuerda que el refresco contiene aditivos asociado con daños a la salud. Algunos reportes indican que el colorante Caramelo clase III y Clase IV utilizado en refrescos de cola contienen la sustancia llamada 4 metilimidazole. Un reporte del Centro para la Ciencia en el Interés Público indicó que México se encuentra entre los países con mayor contenido de esta sustancia y que dado el alto consumo de estos productos, representan un riesgo importante de cáncer de pulmón, hígado, tiroides y leucemia para la población.[i]

La melcocha y el agua pura serán entregadas a los legisladores de nuestro país al ser los responsables de proteger la salud de la población. Al respecto, Luis Manuel Encarnación, vocero de la red de organizaciones Contrapeso detalló: “Está en manos de los legisladores fortalecer las medidas encaminadas a lograr una mayor reducción en el consumo de bebidas azucaradas. Ya se logró una reducción modesta con el impuesto especial a bebidas azucaradas, ahora, tal y como lo recomendó la Organización Mundial de la Salud en su reporte “Fiscal Policies for Diet and Prevention of Noncommunicable Diseases”, es necesario subir el impuesto de 10 a 20%, con el fin de lograr un mayor impacto en la salud de la población. De igual modo, se está trabajando para que los recursos recaudados beneficien a la población más vulnerable, con programas de prevención y acceso al agua segura para beber en escuelas”.

Las cajas que contienen una muestra del agua extraída y de la melcocha extraída de estas bebidas serán entregada a los legisladores. En el interior de la caja que contiene estas muestras y que recibirán los legisladores se puede leer:

Del lado del agua

Del lado de la Melcocha Tóxica

Esta es agua pura, recuperada de refrescos mediante un proceso de destilación. El 70% de nuestro cuerpo es agua.

 

Las principales fuentes de agua de calidad en el país ya no son públicas, están concesionadas a las empresas embotelladoras

 

¿Qué pasó con el derecho fundamental de tener acceso al agua potable de buena calidad en la llave de nuestra casa?

 

Esta melcocha es lo que resulta cuando al refresco se le quita el agua.

 

Azúcares, colorantes y saborizantes artificiales. Responsable de la mayor ingesta de azúcar en nuestra dieta, la principal causa de la epidemia de obesidad, diabetes y enfermedades cardiovasculares.

 

¿Vale la pena seguir comprometiendo la salud y futuro de nuestro país?

¿a cambio de qué?

[i] Center for Science in the Public Interest (CSPI). Pruebas de laboratorio muestran que niveles de carcinogénicos en productos Coca-cola varían entre países del mundo. EUA; 2012.

*Fuente: Libre Expresión*