Revire para miércoles 5 de diciembre de 2018

Los miles de amparos en contra de la nueva Ley Federal de Remuneraciones, promovidos por  jueces, magistrados, secretarios, actuarios y oficiales, no son otra cosa, sino un encontronazo de dimensiones inimaginables entre el Presidente de la República y el Poder Judicial. Los señores magistrados y compañía no están dispuestos a perder sus envidiables sueldos y prestaciones como pretende López Obrador. La medida ha sido calificada, además de una injerencia del Poder Ejecutivo, como arbitraria e injusta por los integrantes del sistema judicial. Con el nuevo ordenamiento, ningún funcionario deberá ganar más que el mandatario morenista, cuyo sueldo mensual es de 108 mil pesos. La paradoja es que serán jueces y ministros quienes resolverán los amparos por la pretendida reducción salarial. La relación entre ambos Poderes de la Unión, se tornó ríspida y, aunque AMLO ha reiterado que respetará al Judicial, la realidad indica otra cosa.

Add This: