Revire del jueves 31 de marzo de 2022

El presidente López Obrador dice respetar a Vladimir Putin como a Joe Biden y Xi Jinping. Pero es imposible quedar bien con Dios y el diablo. Sin la menor intención de salir en defensa del presidente estadounidense, ni del mandatario chino, no existe la menor simetría entre los tres. Los intereses son diversos y para nosotros también. Es conocida la enorme dependencia de México respecto a EE.UU. Es el comprador del 90% de nuestras exportaciones manufactureras; anualmente nuestros paisanos envían miles de millones de dólares en remesas que ayudan a mitigar la pobreza de miles y miles de familias y de paso a las arcas nacionales. Compartimos 3 mil kilómetros de frontera. Se estima que en la nación del norte radican cerca de 40 millones de personas de origen mexicano. Los lazos económicos, sociales y culturales son, a querer o no, muy sólidos. Así que el trato no debe ser igual. Putin es un  déspota"carnicero" y Xi Jinping un autócrata.   

Add This: