Revire del 7 de noviembre de 2016

A Ricardo Anaya, presidente del PAN, se le vino encima la noche. Sus rivales y malquerientes dentro del partido azul no están dispuestos a que “compita” ventajosamente con los beneficios que otorga ser dirigente nacional. Los millones de spots donde se autopromociona y arroga los triunfos del pasado 5 de junio, son un “agandalle”, según algunas de las tribus de Acción Nacional. El grupo calderonista ya hizo sentir su fuerza al ‘niño maravilla’ con la carta abierta que le envió el grupo de ‘notables’ donde le exigen definir su postura respecto a las pretensiones para buscar la candidatura panista rumbo al 2018. Días después, algunas bocas caritativas filtraron información a los medios señalando la espléndida vida que el queretano y su familia se dan en Estados Unidos. Los intentos de Anaya por justificar lo anterior han sido en vano. Nadie le cree. Ya lo dinamitó el “fuego amigo”.  

Add This: