Revire del 31 de octubre de 2018

En la vorágine del profundo desgobierno que se vive en México, donde el presidente constitucional hace tiempo que bajó la cortina y el electo se enreda con sus quiméricas promesas de campaña, al tiempo de provocar caos con la cancelación del NAIM, la violencia se ha exacerbado aún más. Como en película de horror, los ejecutados aparecen en todas partes. Lo mismo son asesinados hombres que mujeres y lo más brutal: niños que son masacrados. La perversión es total. El país es rehén de los criminales. Salir a la calle es un acto temerario donde se juega la vida en ciertas regiones de la república mexicana. Ahí está la muestra en Acapulco, en Ecatepec, incluso la Ciudad de México que hace tiempo se rindió a los raterillos, pero también a los cárteles de las droga y a las bandas delincuenciales integradas por colombianos y venezolanos. Mientras, el vergonzoso vodevil político continúa.  

Add This: