Revire del 31 de octubre de 2016

Es tanta la corrupción entre la clase política en México, y tan amplia la red de protección generada por ella misma, que ahora hasta el clero interviene para solicitar ayuda divina y tratar de frenar uno de los mayores infiernos que padecen los mexicanos. Este domingo, el cardenal Norberto Rivera Carrera -convertido en crítico acérrimo del gobierno de Enrique Peña Nieto-, pidió a la feligresía en la Catedral de la CDMX orar para que los servidores públicos renuncien a la “oscuridad de la corrupción”. En una de las peticiones de la misa dominical, oró así: “Te pedimos por los servidores públicos y los políticos para qué, encontrando tu mirada, transparenten sus bienes y renuncien a la oscuridad de corrupción”. No dudamos de la ayuda celestial, pero sí de la disposición de los políticos nacionales para renunciar a una actividad muy rentable que llevan en el ADN.  

Add This: