Revire del 31 de enero de 2022

Habla de todo, opina prácticamente acerca de cualquier tema, nada le parece ajeno; es más, refuta lo que sea, lo que se le ponga enfrente. Así es la estrategia de comunicación del señor presidente de México. Tiene el dominio de la agenda pública. A la mayoría de los medios de comunicación los tiene controlados, apanicados, les marca la pauta a seguir mediante la propaganda mañanera en Palacio Nacional. Es la estrategia y modo de ser de Andrés Manuel López Obrador. Incluso, desde el púlpito palaciego acusa, amenaza, condena, defenestra, pero también exonera, alaba y protege. Por eso extraña que con tales “virtudes”, no se haya defendido la semana pasada de los señalamientos en el reportaje donde exhiben a su hijo mayor, José Ramón, viviendo al más puro estilo fifí en Estados Unidos, habitando mansiones exclusivas, una de ellas, propiedad de un ejecutivo de una petrolera que tiene contratos con Pémex. Hay silencio palaciego.

Add This: