Revire del 30 de agosto del 2021

En medio de los incontenibles picos de la tercera ola pandémica a causa del covid-19, niños y adolescentes regresan a clases presenciales. No es el mejor momento para la vuelta a los salones de clases. El gobierno se equivoca de manera rotunda y bien que lo sabe. No obstante, se imponen el capricho palaciego y los intereses político-electorales. Científicos en México han advertido del grave riesgo que acecha a los alumnos en escuelas públicas carentes de las condiciones adecuadas para reducir de modo sustancial la posibilidad de los contagios. Posponer el retorno a los planteles escolares sería una medida sensata. Los padres tienen la última palabra, pero ello no exenta de responsabilidad al gobierno obradorista. Los menores de edad, todos sin vacuna anticovid, enfrentarán a un peligroso virus que causa estragos físicos y mentales. Los contagios y consecuencias de ello recaerán en quien está aferrado a tener a los estudiantes en planteles escolares.

Add This: