Revire del 29 de septiembre del 2021

Siempre será sano para cualquier democracia que la ciudadanía se exprese dentro de los límites del respeto hacia los demás. Particularmente en México esas expresiones son bienvenidas luego de que la historia registra episodios negros de represión. Los sangrientos hechos de 1968 en Tlatelolco y 1971 con el “halconazo”, durante el gobierno de Gustavo Díaz Ordaz y Luis Echeverría Álvarez, respectivamente, son una muestra de la intolerancia oficial. Este martes, grupos de feministas marcharon por calles de la capital de la República para apoyar el aborto legal y seguro. En ciertos temas, como el referido, el gobierno ha debido abrirse a las exigencias y circunstancias actuales. Más allá de las naturales y diversas posiciones en un asunto con tantas aristas, lo rescatable es que las mujeres tengan la libertad de expresar sus puntos de vista de manera pública. El aborto es responsabilidad de cada mujer, de nadie más.  

Add This: