Revire del 29 de octubre de 2018

Falta un mes para que Enrique Peña Nieto deje la Presidencia de la República. El gobierno del mexiquense está marcado por la corrupción, escándalos, protección a malos funcionarios y la violencia que ha ensangrentado a todo el país. El priismo también deja como herencia 53 millones de pobres. Ante ello, es evidente que México precisa con urgencia de un cambio real, de un líder verdadero que lleve a cabo la transformación anhelada para sacar al país del atraso en que permanece. Hoy, AMLO tiene la oportunidad histórica que le concedieron 30 millones de votantes. Y López Obrador debe empezar por escuchar a toda la población, incluso a quienes lo critican con argumentos irrefutables. Comportarse de manera autoritaria no es un buen comienzo. Ningún autócrata ha salido bien librado, basta con analizar la historia. La cancelación del NAIM es un gravísimo error cuya factura pagará tarde o temprano el tabasqueño.

Add This: