Revire del 29 de noviembre de 2021

La polarización social está en niveles sumamente peligrosos. Si bien ésta siempre ha existido, jamás como la podemos sentir hoy todos los mexicanos. Es el mismo presidente López Obrador quien se ha encargado de exacerbar la división entre la ciudadanía. Y lo ha logrado con eficacia desde el atril mañanero. Para el tabasqueño, quien no está con él, está en su contra. No hay medias tintas. Se es leal a ciegas, o definitivamente, de manera automática, se forma parte de los “fifís”, “conservadores” y “enemigos del régimen”. Así de totalitario el pensamiento palatino. Por eso no extraña que los fanáticos apoyadores del movimiento obradorista se lancen en contra de todo aquel que difiera, critique y señale los muchos errores del Presidente. Mucho más grave cuando tales hordas pasan a las amenazas y agresiones, como lo hicieron el sábado pasado con uno de los editores de El Universal. Pero no hay más responsable que Andrés Manuel López Obrador.

Add This: