Revire del 29 de marzo de 2022

En un hecho insólito, la justicia fue aplicada en México como se debe. Aunque no fue pronta ni expedita. Las víctimas: dos mujeres adultas mayores que padecieron un infierno cortesía del fiscal general, Alejandro Gertz Manero. Laura Morán y su hija, Alejandra Cuevas, fueron acusadas de provocar la muerte de Federico, hermano del funcionario. Desde su puesto en la Fiscalía, Gertz Manero hostigó a madre e hija y no cejó en su propósito de encarcelar a la hijastra de su consanguíneo quien permaneció presa más de 500 días en el penal de Santa Martha Acatitla . El fiscal afirma que la señora Laura, en ese entonces de 88 años de edad y pareja sentimental de Federico Gertz, lo descuidó y se negó a llevarlo a un hospital. Es la versión nada creíble de un muy  desacreditado Alejandro Gertz Manero que sólo permanece en la comodidad de su escritorio por la indebida protección del presidente López Obrador.    

Add This: