Revire del 29 de marzo de 2019

Fiel a su estilo pendenciero, el mandamás en la Casa Blanca, Donald Trump, acusó este jueves al gobierno mexicano de “sólo hablar y no hacer nada para detener a los migrantes”. El enojo del republicano hizo que amenazara con cerrar la “maldita frontera”. Pero la administración del presidente López Obrador no va a cambiar su política hacia la cada vez más recurrente migración proveniente de Centroamérica. AMLO la incentivó cuando aseguro que aquí se darían visas y empleo. Hoy, es imposible que el mandatario cumpla su promesa. Está en puerta una desaceleración económica con la consecuente pérdida de puestos laborales. El despido de miles de burócratas engrosa ya las filas del desempleo. La menor recaudación tributaria disminuye recursos para atender a los migrantes, pues están destinados a los programas sociales comprometidos por el jefe del Ejecutivo. Así que no le quedó sino agachar la cabeza a las bravatas del peliteñido.  

Add This: