Revire del 29 de junio de 2016

El presidente Enrique Peña Nieto aseguró que su gobierno no va a caer en las provocaciones de la CNTE, grupos afines, y quienes los patrocinan y alientan. Es una decisión correcta. Sin embargo, mientras el tiempo transcurre aumenta la violencia y el caos en Oaxaca cuyos habitantes sufren ya las consecuencias del desabasto de comida y combustible a consecuencia del cierre de carreteras y vialidades. La entidad asemeja a un estado fallido donde la anarquía pareciera que llegó para quedarse ante la complacencia de los gobiernos federal y local. Todo indica que finalmente la Coordinadora doblegará a la administración peñista con las armas de siempre: amenazas, bloqueos, agresiones y chantajes. La diferencia es que en esta ocasión los rehenes son todos los oaxaqueños. En tanto, Chiapas se sumó como víctima de la CNTE y empezó la carencia de gasolina. La sociedad mexicana se pregunta: ¿Cuánto durará la película de terror?   

Add This: