Revire del 29 de julio de 2022

En la desesperada búsqueda de distractores eficaces, más escasos cada vez, al presidente de México no le importa confrontarse con Estados Unidos y sacar a relucir su espíritu pendenciero. Una pelea desigual por donde se le vea. En los hechos, son bravatas mediáticas para consumo de la clientela del tabasqueño. Sólo eso. Hoy, bajo esa dinámica distractora, sucede que a López Obrador no le importa enfocar sus baterías en contra de quienes se presumía eran una especie de empleados, prontos a resolver a favor cuanto asunto interesara al jefe del Ejecutivo. Así se percibió el comportamiento de los ministros de la Corte, varios de ellos propuestos por el propio AMLO. Pese a ello, este jueves el mandatario informó en su mañanera que los ministros de la SCJN ganan mensualmente casi siete millones de pesos, lo que es una vergüenza en un país con 54 millones de pobres. Así la balconeada en Palacio.  

Add This: