Revire del 28 de junio de 2016

La cerrazón de la CNTE excedió desde hace tiempo el límite de lo “tolerable”. Actualmente con la serie de bloqueos han puesto en serio peligro el abastecimiento de alimentos y combustible en diversas regiones, en particular al estado de Oaxaca. Las autoridades advirtieron ayer, que si la Coordinadora no permite reanudar la distribución, a partir de este martes se tendrían problemas muy graves para el suministro de leche en polvo, frijol y maíz en alrededor de 45 municipios considerados de alta marginalidad. Con la forma en que están afectando a la población, los líderes de la CNTE no pueden pretender el apoyo de la ciudadanía. Esto no hace sino aumentar el repudio hacia el movimiento disidente que alguna vez tuvo cierta simpatía social. Es el momento de que recapaciten y dejen de lado sus acciones lesivas que tanto daño generan a los más necesitados. La ‘energía’ deben usarla en la Segob.     

Add This: