Revire del 28 de enero de 2019

Aparte del escabroso asunto del huachicoleo, hay dos temas que destacan actualmente en la agenda del gobierno federal: las caravanas de migrantes centroamericanos que están arribando a México sin mayor obstáculo, y el apoyo del presidente López Obrador al dictador Nicolás Maduro. Fuentes extraoficiales estiman en más de 15 mil los salvadoreños, guatemaltecos y nicaragüenses, principalmente, que han ingresado al país en su camino hacia Estados Unidos. Los costos de atender, cuidar, alimentar y en ocasiones transportar a esos migrantes finalmente son pagados con los impuestos de los mexicanos. Se justifica la actitud humanitaria. La pregunta es ¿hasta dónde alcanzarán los recursos para ello? En el caso del dictadorzuelo sudamericano, la administración obradorista ha sido timorata para condenar al demente tirano. Mientras que los venezolanos y la comunidad internacional presionan para que Maduro deje el poder, AMLO y compañía se resisten a condenarlo bajo  el pretexto de la no intervención. Actitud muy comodina.

Add This: