Revire del 27 de mayo de 2022

Nada ni nadie frena la enorme inseguridad y violencia que prevalece en México. El gobierno sigue aferrado a su ridícula estrategia de seguridad consistente en “abrazos, no balazos”. Ya el presidente lo dejó en claro: su administración también cuida a los malosos porque son seres humanos. Así que para nada extraña que esa especie de patente de corso sea seguida al pie de la letra por los grupos criminales. Así, no tendremos la tan ansiada seguridad, no al menos en el presente sexenio. Mientras tanto, seguiremos conociendo todos los días de masacres, ejecuciones, cadáveres colgando de puentes, cuerpos mutilados abandonados en la vía pública y otros horrores cotidianos. Como el asesinato a plena luz del día, del presidente del DIF en Acayucan, Veracruz, Clemente Nagasaki Condado Escamilla, durante un evento. Los sicarios se saben impunes y ahora hasta protegidos por quienes deberían llevarlos ante la justicia. ¡Qué terrible!

Add This: