Revire del 26 octubre de 2021

Sucede que el Poder Judicial poco a poco va tomando distancia del Ejecutivo, por lo menos así lo ha mostrado en algunas decisiones recientes. También ha marcado su distancia con el Legislativo. Aunque no es suficiente para echar las campanas al vuelo, es buena señal que deje de ser una oficina dependiente de Palacio Nacional. En esa tendencia, la Suprema Corte invalidó este lunes la prisión preventiva oficiosa para los delitos de contrabando, defraudación fiscal, y quienes incurran en la expedición, enajenación, compra y adquisición de comprobantes fiscales que amparen operaciones inexistentes, falsas o actos jurídicos simulados. De acuerdo a los ministros “el legislador se excedió al calificar tales delitos como amenazas a la seguridad nacional”. Más allá de que tales delitos deban castigarse sin miramientos, lo que debe aplaudirse es la determinación de los ministros para evitar posibles abusos de parte de las autoridades.

Add This: