Revire del 26 de octubre de 2018

La construcción del Nuevo Aeropuerto Internacional de México (NAIM) en Texcoco, paradójicamente está en el aire. Su cancelación es mero capricho del próximo Presidente de México que, a base imponer una decisión a todas luces errónea, trata de cumplir una promesa de campaña. No obstante, a pesar de la obcecación de AMLO para tender una cortina de humo con una desaseada e ilegal “consulta” en la que, por supuesto muy pocos creen, la ciudadanía no compró el engaño morenista. Así quedó demostrado este jueves cuando quedó evidenciada la farsa, pues personas pudieron votar en diversas ocasiones sin mayor problema. Así que ya podemos imaginar los resultados del garlito. Por lo pronto, presenciamos un circo grotesco y un misil directo a la credibilidad de Andrés Manuel López Obrador. Nada bueno puede esperarse de un gobierno que antes de asumir el poder se comporta de manera autoritaria y falaz.  

Add This: