Revire del 26 de enero de 2017

Una palada de tierra cayó este miércoles sobre el fascista Donald Trump cuando firmó la orden ejecutiva para construir el muro en la frontera con México. Las promesas y utopías con que ha embobado a cierto sector de la sociedad estadunidense caerán por tierra más temprano que tarde. Los populistas y demagogos terminan por hundirse en sus mentiras. Sencillamente la unión americana no puede prescindir de México, tampoco de los millones de connacionales que, decididamente con su trabajo, aportan a la economía y desarrollo de aquella nación. Por eso es muy importante que el presidente Peña Nieto escuche las voces de los diferentes sectores sociales que exigen cancelar la visita del mandatario a los Estados Unidos. Mostrar sumisión ante el peliteñido líder norteamericano, no ayuda en ningún aspecto. Por el contrario, asumir un papel digno es un buen comienzo para unificar a los mexicanos. El respeto debe ser mutuo.

Add This: