Revire del 25 de octubre de 2016

La revuelta en el PAN tiene varias lecturas. La principal es que el grupo “calderonista” no está dispuesto a soportar el “agandalle” de Ricardo Anaya rumbo al 2018. Fortalecidos por el liderazgo que mantiene Margarita Zavala, esposa del ex presidente Felipe Calderón, en las encuestas para elegir al candidato panista que habrá de contender por la silla presidencial, tanto Ernesto Cordero, como Roberto Gil y compañía están decididos a bajar de su nube al “niño maravilla”, que por cierto, da la impresión de rehuir a los reclamos de sus opositores. Es evidente que Anaya se beneficia desde la plataforma que otorga ser dirigente nacional. La cantidad de spots utilizados para promoverse bajo el amparo del PAN, es una muestra de las ventajas que el resto de los militantes no tiene, aunque sean de los “notables”, de ahí la inconformidad y el ‘motín’ en el barco azul.     

Add This: