Revire del 25 de noviembre de 2016

EL presidente Enrique Peña Nieto ha insistido en colocar a sus amigos en puestos clave del Gabinete. Costumbre muy arraigada en los mandatarios mexicanos. Incluso, llegan a practicar sin recato el nepotismo. El problema es que en la mayoría de los casos esos  personajes carecen de la preparación y del perfil adecuado para cumplir con eficacia las tareas encomendadas. El ejemplo más reciente lo “regaló” otro consentido del Ejecutivo federal, Luis Enrique Miranda, actual secretario de Desarrollo Social, quien este miércoles, durante su comparecencia en Comisiones de la Cámara de Diputados, insultó a la diputada Araceli Damián, en respuesta a señalamientos de la legisladora de Morena: “Lastima que no estudié Psiquiatría para entenderla a usted”, le espetó Miranda. Ante la avalancha de críticas, el funcionario priista se disculpó vía Twitter: “Me disculpo con la diputada @_AraceliDamian González por una impensada reacción en mi respuesta. Lo siento mucho”. ¡Qué tal!

Add This: