Revire del 25 de mayo del 2021

Las ejecuciones en México no cesan. El crimen organizado está incontenible, lo mismo asesina a candidatos que pretenden competir por un puesto de elección popular que a jefes policiacos. Este lunes fueron acribillados dos de estos últimos. El director de la Policía Estatal de Sinaloa, Joel Ernesto Soto, un Teniente Coronel de Caballería, perdió la vida a manos de un comando armado. Mientras que en Zacatecas, otro grupo delincuencial, asesinó a Juan José de la Rosa Revilla, subcomandante de la Policía Municipal. Es evidente que los criminales organizados y los “desorganizados” han hecho caso omiso de las recomendaciones del presidente López Obrador para que se porten bien, que piensen en sus mamacitas, mientras él sugiere abrazos, no balazos. El país está convertido en un mar de sangre y en una gigantesca fosa clandestina, en tanto las autoridades parecen resignadas a que los cárteles hayan establecido impunemente una especie de gobierno paralelo.

Add This: