Revire del 24 de marzo de 2022

Cuando el gobierno ruso, liderado por el dictador Vladimir Putin, es repudiado por la inmensa mayoría de naciones debido a la invasión a Ucrania, donde está cometiendo una terrible masacre de civiles y destruyendo a ese país, al diputado del Partido del Trabajo, Alberto Anaya, marioneta de Morena, se le ocurrió la brillante idea de instalar el Grupo de Amistad México-Rusia. Más desafortunado y condenable no puede ser este abyecto acto de oportunismo. Invadir a un país no tiene nombre. Hace un mes que el demente autócrata ruso, eternizado en el poder, decidió mancillar con sus tropas el territorio ucraniano. Miles de ciudadanos han sido asesinados y millones desplazados para huir de la barbarie. Por todo esto es un agravio imperdonable crear un grupo de amistad con Rusia en el Congreso. Afortunadamente no es el sentir de nuestro muy noble pueblo bueno y sabio.

Add This: