Revire del 24 de marzo de 2021

La imaginación se terminó en Palacio Nacional. La poca creatividad huyó. Los “distractores” son cada vez más burdos y nadie presta atención a ellos. Por eso no extraña que el ridículo Hugo López-Gatell, responsable de la estrategia anticovid, haya inventado un decálogo de recomendaciones para tratar de evitar los contagios durante el periodo vacacional de Semana Santa. El extravío e incongruencia de Gatell son muy peligrosos. Hace tiempo debieron cesarlo por incompetente y frívolo. El escenario catastrófico que pronosticó en 60 mil muertes a causa del SARS-CoV-2, hoy está más que triplicado. Ni una pizca de autoridad moral tiene ese gris funcionario, que desdeñó, al igual que su jefe, el uso del cubrebocas. Por eso resulta ridículo que hoy recomiende quedarse en casa; usar cubrebocas y pasear en un sitio cercano al domicilio. Él se fue durante las festividades de fin de año a una playa de Oaxaca; lo captaron sin mascarilla y sin conservar la sana distancia.  

Add This: