Revire del 24 de junio de 2022

México está inmerso en una de las peores crisis de seguridad de la época moderna. Las masacres y ejecuciones hoy son parte indisoluble de la cotidianidad. Los asesinados de manera dolosa en el sexenio de Andrés Manuel López Obrador superan ya 124 mil, cifra superior a la de cualquiera de sus antecesores en toda la gestión respectiva. Las víctimas por desaparición forzosa rebasan cien mil. Mientras que 13 mil mujeres han sido asesinadas durante la administración obradorista, de las cuales 3 mil 386 fueron consideradas como feminicidios. Las fosas clandestinas ocupan buena parte del territorio nacional y pronto no cabrán más. Pero los grupos criminales, cuidados por el gobierno, según admitió el mismo presidente, operan sin grandes restricciones y causando terror entre la gente, matando hombres, mujeres y niños, incluso sacerdotes. En ese entorno de barbarie y sangre, el señor mandatario juega plácidamente béisbol.

Add This: