Revire del 24 de junio de 2016

Mientras en Colombia, luego de 50 años, inició el cierre de las profundas heridas entre el Gobierno y las FARC que tanta sangre costaron a la nación sudamericana, en otros lugares del mundo van en sentido contrario. Parte de la humanidad insiste en destrozarse y a pasar encima de los indefensos que cada día aumentan de forma alarmante. La sinrazón parece ganar terreno a la cordura, a la armonía y a la paz. En tanto existan gobernantes sordos, soberbios e insensibles, no faltarán pretextos para incendiar el odio y la intolerancia en cualquier pueblo. Por eso es indispensable que en México el Gobierno deje de lado su actitud de autosuficiencia y frivolidad para escuchar las demandas de la sociedad y genere las condiciones necesarias que demanda el desarrollo de este gran país. Del mismo modo, los grupos sociales deben olvidarse del caos y la anarquía al exigir sus derechos.  

Add This: