Revire del 24 de febrero de 2022

En el lodazal de la política en México, cuando creemos que estamos atravesando el punto de máxima turbulencia en polarización, odio, demagogia, agresiones, intolerancia, toda suerte de caprichos oficiales y una incesante corrupción, aparecen nuevas vilezas. Como la del ministro presidente de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, Arturo Zaldívar, quien a casi 13 años del incendio en la Guardería ABC, en Hermosillo, Sonora, donde murieron 49 niños, acusa al entonces mandatario Felipe Calderón de “una operación de Estado para proteger a la familia de la esposa del presidente”. No hay la menor duda de que, efectivamente, desde el poder presidencial, hubo tal maniobra. Es vox populi y una de las más grandes vergüenzas de Calderón. No obstante, llama la atención que Zaldívar, proclive a las decisiones de AMLO, haya tardado tanto tiempo para denunciarlo abiertamente. La declaración tiene un fuerte aroma a distractor, oportunismo y desvergüenza. 

Add This: