Revire del 24 de enero de 2017

El Estado de México es una entidad clave en el tablero electoral del PRI. Este año se llevarán a cabo elecciones que determinarán al nuevo gobernador. La columna vertebral de la presente  administración tiene sus raíces en esa parte del territorio nacional. El presidente Peña Nieto es mexiquense. Además de lo estratégico que representa el estado en cuanto a cantidad de votos, conservar la hegemonía política es para los hombres en el poder un asunto de orgullo. No obstante, los pronósticos auguraban, debido al desprestigio del alicaído gobierno priista, que la gubernatura podría cambiar de color en caso de concretarse una alianza entre el PAN y el PRD. Hoy, en Los Pinos ya pueden estar tranquilos; se confirmó ayer que no habrá tal frente que les quitaba el sueño. Está dicho, divide y vencerás. Las tribus se impusieron en el sol azteca y el blanquiazul. Quedó el paso libre al tricolor.    

Add This: