Revire del 23 de septiembre de 2021

A pesar de las cuentas alegres del gobierno, la inseguridad en México no cesa, por el contrario, las masacres no paran, los feminicidios aumentaron, las extorsiones son asunto cotidiano y ni hablar del robo en el transporte público, por mencionar sólo algunos de los muchos delitos que padece la población. Es claro que la estrategia de seguridad es absolutamente inútil y fantasiosa. Aquello de abrazos, no balazos, es una ocurrencia histriónica. El “bombazo” en Salamanca demuestra que el crimen organizado tomó lo anterior como una especie de permiso para realizar sus fechorías. Unas horas después de la detonación, en San Miguel Allende cuatro personas fueron asesinadas en un tiroteo. Ambos en Guanajuato, un estado en manos del narco. Pero en el resto del país la incidencia delictiva no es muy diferente. No en vano, el 58.9% de la población adulta considera la inseguridad como el problema más importante, según datos del Inegi.

Add This: