Revire del 23 de julio del 2021

A pesar de los 16 mil 244 casos nuevos de covid-19 reportados por la Secretaría de Salud en las últimas 24 horas, el presidente de México mantiene su postura de que los estudiantes regresen a clases presenciales para finales de agosto próximo. Es una idea que no tiene sustento científico y está basada en consideraciones estrictamente políticas. Meter a niños y jóvenes sin vacunar a salones que no están debidamente adecuados para recibirlos con todas las medidas de seguridad indispensables, es una necedad y enorme peligro para los alumnos.  Ya los padres de familia, en gran mayoría, han manifestado su oposición a tan absurdo planteamiento. Con los contagios aumentando de manera exponencial y las variantes del virus dispersándose prácticamente por todo el mundo, lo que el gobierno obradorista debe hacer es acelerar la vacunación entre los sectores más jóvenes quienes se han vuelto de los más vulnerables. Menos rollos, más vacunas.

Add This: