Revire del 22 de junio de 2016

En este ambiente enrarecido, hay voces llamando a que la Universidad se polarice y tome partido, advirtió ayer el rector Enrique Graue Wiechers. Además, señaló que, “sostener posiciones irreductibles nos puede conducir a una escalada de violencia que nadie desea y que es contraria a los intereses de México y de los mexicanos”. Sin duda, Graue sabe de lo que habla pues conoce los peligros que acechan vorazmente a la máxima casa de estudios. Hay paladines del caos y la anarquía interesados en contaminar a la UNAM, en incendiarla y tomarla como rehén. Bien harán todos los universitarios en rechazar cualquier tipo de violencia, pues como lo afirmó su rector “La violencia que se vivió en Oaxaca, es fruto de la radicalización, de la sinrazón, la intolerancia, así como de la incapacidad para dialogar y de lograr los acuerdos necesarios para transitar en las diferencias hacia la armonía que requiere nuestra nación”.

Add This: