Revire del 22 febrero de 2022

Más nombres se han agregado a la utópica exigencia presidencial de que el periodista Carlos Loret de Mola haga públicos sus ingresos, como una clara vendetta por haber dado a conocer la manera turbo fifí en que vive el hijo mayor del mandatario en Estados Unidos. El tabasqueño quiere que digan cuánto ganan Carmen Aristegui, Ciro Gómez Leyva, Joaquín López Dóriga, León Krauze y Jorge Ramos, entre otros. Esos comunicadores tiene algo en común: son críticos de López Obrador. Algo que enfurece al hoy presidente. La petición de AMLO es descabellada, ilegal e inmoral. Cada quien gana lo que puede de acuerdo a sus capacidades, preparación académica y experiencia, por lo que es un asunto que no atañe sino al propio interesado, siempre y cuando los ingresos sean obtenidos de manera legal. Por eso es que el distractor palatino es, además de burdo, hilarante. Lo que debe publicitarse son los ingresos de José Ramón e investigar a Pío y Martín.  

Add This: