Revire del 22 de abril de 2019

Sólo trascurrió poco más de un mes desde que un comando irrumpió en un bar de Salamanca y acribilló a 15 personas, para que la historia se repitiera. Esta vez el infierno se mudó a Minatitlán. En pleno Viernes Santo, sicarios ejecutaron a 13 asistentes a una fiesta; entre los asesinados hay niños y mujeres. En la barbarie que ha provocado mucho dolor, hay profunda indignación por el deleznable comportamiento de las autoridades. Especialmente del gobernador Cuitláhuac García Jiménez quien lejos de trabajar para frenar la inseguridad que domina a la entidad, se dedica a repartir culpas y evadir su responsabilidad a través de excusas que, por supuesto, nadie cree. Los criminales operan impunemente no sólo en Veracruz, sino en toda la República. Datos oficiales del SESNSP confirmaron el fin de semana que el primer trimestre del año fue el más violento de la historia. ¿A quién le echarán la culpa?

Add This: