Revire del 21 de septiembre de 2021

Miles de mexicanos han sido afectados en semanas y días recientes por los desbordamientos de ríos, cauces y el desfogue obligado de presas. Las lluvias torrenciales que no han cesado en ciertas regiones del país han dejado una estela de severos daños que arrasaron con el patrimonio de muchos ciudadanos. Tula, en Hidalgo es un ejemplo. La población afectada por el derrumbe en el Chiquihuite, Tlalnepantla, Estado de México, es otro. Pese a las tragedias que cobraron vidas, el señor presidente López Obrador ha estado ausente, no se le ha visto caminando en las zonas dañadas para visitar a los damnificados ni a las familias de los deudos, como tampoco lo hizo en el accidente de la Línea 12 en la capital del país. Quizás sigue pensando que al carajo con eso. Creerá que las víctimas a lo mejor son vulgares aspiracionistas. Pero lo más probable es que sea abucheado si se para por ahí.  

Add This: