Revire del 21 de junio del 2021

Las masacres no cesan en México. Ante la tolerancia e incapacidad de las autoridades en sus tres órdenes de Gobierno, los criminales arreciaron de manera impía las ejecuciones. Nadie es capaz de frenarlos, menos, si la atemorizante estrategia oficial se concreta a recomendar abrazos en lugar de balazos. A manera de respuesta, y como un franco desafió al gobierno federal, el crimen organizado responde asesinando a quien se le pega la gana, incluso, a gente de la población civil, a ciudadanos inocentes. Así quedó demostrado el fin de semana en Reynosa, Tamaulipas, donde un comando masacró a 14 personas en diferentes puntos de esa ciudad. Diversas fuentes aseguran que los hoy occisos no tenían vínculo alguno con hechos delictivos. El tema de la violencia e inseguridad es la mayor preocupación social, aun por encima de la pandemia y la crisis económica. Mientras AMLO mira hacia otro lado, el país se ahoga en sangre.

Add This: