Revire del 20 de julio del 2021

La farsa que el gobierno obradorista impulsa dizque para enjuiciar a expresidentes lo está poniendo en ridículo absoluto. En México sólo algunos ingenuos creen en ella. Fuera del país nadie. Las burlas y críticas no se hicieron esperar. El semanario The Economist, en una de sus columnas, define a la consulta que se realizará el próximo 1 de agosto, como “una parodia del estado de derecho”, cuya pregunta pudo haber sido ideada por Cantinflas, afirma el autor de la columna. Así, el jefe del Ejecutivo es ridiculizado innecesariamente por un absurdo capricho cargado de revanchas y, sobre todo, de mucha demagogia y populismo. Como distractor dejó de ser útil en Palacio y se convirtió en un pesado lastre, tanto, que este lunes el director para América de Human Right Wacht (HRW), José Miguel Vivanco, descalificó desde ahora los resultados de la dichosa consulta popular ya que “equivale a hacer de la justicia un circo político”. Así las obsesiones palaciegas.

Add This: