Revire del 20 de agosto de 2021

A López Obrador hay que reconocerle una característica: apresuró todo en México. Sí, hay más pobres que en los gobiernos del PRI y PAN; mayor violencia e inseguridad; desabasto de medicamentos como nunca antes lo hubo; comercios y pequeñas industrias quebradas; la polarización social está en todo lo alto y el crimen organizado operando a sus anchas en toda la República. Pero en esa cadena de “logros”, el tabasqueño aceleró también la sucesión presidencial y el deterioro de su poder. Muestra de ello es lo sucedido los dos últimos días en el Congreso donde la oposición recetó sendos golpazos a la pretensión del mandatario para discutir la revocación de mandato. Pese a los cabildeos desde Palacio y Gobernación, no lograron un periodo extraordinario para ello. El mismo jueves, el Tribunal Electoral ordenó el recuento de votos en Campeche donde se había declarado como vencedora a la morenista Layda Sansores. Ya le perdieron el miedo.

Add This: