Revire del 19 de septiembre de 2018

AMLO rectificó el “estatus” del país; ahora cambió el concepto bancarrota por el de crisis. Ahí sí estamos de acuerdo con el presidente electo. Desde luego que México no es una nación en quiebra, aunque tiene muchas crisis y serias. Inseguridad, pobreza, falta de justicia real, desempleo, delincuencia organizada, corrupción gubernamental, y una profunda desigualdad social, son algunas de ellas. No se pueden obviar las muchas dificultades ni el cúmulo de carencias que sufrimos los mexicanos. Diariamente están a la vista y se padecen las consecuencias de esas crisis. En lo que sí hay bancarrota, desde hace varios sexenios, es en el comportamiento de la clase política. En esto no hay impolutos, sólo pillos –salvo algunas honrosas excepciones-, cómplices, trapecistas, saqueadores de los recursos públicos, y muchos corruptos. Vividores, pues. Vamos a ver si López Obrador es capaz de terminar con esos políticos “fifís” causantes de la verdadera “bancarrota”.  

Add This: