Revire del 19 de noviembre de 2021

A EE.UU. el coqueteo del gobierno obradorista con China no gusta. Encendió focos rojos en la Casa Blanca. No quieren un vecino proclive al país que domina la escena mundial y que en muchos aspectos es su gran adversario. Pero si algo tienen los estadunidenses es saber lidiar con esas turbulencias. Así que no dudaron en reanudar la llamada Cumbre de Líderes de América del Norte para que Joseph Biden sentara a su mesa en Washington a los presidentes Justin Trudeau y Andrés Manuel López Obrador. Es evidente que Biden le da juego a AMLO. Esto conviene a los dos. La estrategia está a la vista, alejar al morenista del gigante asiático. Y el plan parece dar resultado, así lo dejó entrever el tabasqueño: “La integración económica (…) con respeto a nuestras soberanías, es el mejor instrumento para hacer frente a la competencia derivada del crecimiento de otras regiones del mundo, en particular, la expansión productiva y comercial de China".

Add This: