Revire del 19 de noviembre de 2018

La política en México es, además de un muy lucrativo negocio para quienes se dedican a ella, una verdadera tragicomedia. El PRI cayó en la indigencia y se encuentra en terapia intensiva luego de la paliza que recibió en las pasadas elecciones. El PAN pasó de ser una oposición seria y respetable, a un instituto político en el cual priva el encono, la traición, mucha simulación y los vicios que siempre criticó al partido oficial. En tanto, el PRD es un cadáver cuyos despojos aún se disputan las voraces tribus o lo que queda de ellas. Una muestra es la riña que protagonizaron el fin de semana, durante la aprobación de los estatutos, los grupos que pugnan por quedarse con las cenizas del sol azteca. En Morena, les cuesta mucho disimular sus odios, incluso, públicamente. Y así, de escándalo en escándalo, el prestigio de la clase política es prácticamente inexistente.     

Add This: