Revire del 19 de mayo de 2022

En las “benditas redes sociales”, fue balconeada este miércoles la alcaldesa de Moroleón, Guanajuato, Alma Denisse Sánchez Barragán, por tener un Lamborghini, valuado en 7 millones de pesos, mismo que, a decir de testigos, estaciona usualmente a un costado del Palacio Municipal. La discreción no es algo que se les dé a los políticos en México. Un México donde, por millones, abundan los pobres, los desempleados y los que se ven forzados por la necesidad a buscar algún ingreso en la informalidad. Si el lujoso automóvil fue adquirido con recursos lícitos sólo hay que señalar la falta de sensibilidad y la ostentación de la funcionaria, por lo demás es libre de seguir usando su Lamborghini. La afición por hacer públicos los grandes lujos que se regala la clase política, incluye lo mismo a “conservadores” que a ciertos farsantes que se autonombran de izquierda pero que aman viajar a EUA.   

Add This: