Revire del 19 de marzo de 2021

Apenas ayer el gobierno estadounidense declaró que el 35% de la república mexicana está bajo control de grupos criminales. Esta mañana el presidente López Obrador, como era de esperarse, negó lo evidente. “No es cierto lo que se sostiene, pero respetamos las opiniones de todos”, dijo. Empero los hechos desmienten a su vez al mandatario. Este jueves, 13 policías fueron masacrados en el Estado de México al ser emboscados. En la víspera, un grupo de hombres armados secuestró en Guerrero a un alcalde y dos elementos de la Guardia Nacional destacados para su protección. Ambos sucesos son una pequeñísima muestra de que, efectivamente, el crimen organizado impone su ley a punta de balazos sin que el gobierno obradorista sea capaz de evitarlo. 2019, el primer año del tabasqueño en la Presidencia, se convirtió en el más violento desde que se tiene registro; 2020, a pesar de la pandemia, no se quedó atrás. Lamentablemente tienen razón los gringos.    

Add This: